PSICOLOGÍA DEL DEPORTE

Conoce las últimas noticias sobre el deporte Olímpico en México.

Entrenadores: lo que pides, ofrécelo

07/10/2015

100% de actitud.

100% de disponibilidad.

100% de disciplina.

100% de compromiso

100% de entrega.

Es lo menos que les pedimos a los deportistas. Vaya, si han decidido permanecer en el deporte, que sea a conciencia.

El asunto es que el deportista se esfuerza, busca mejorar y entrena arduamente para ello. Es cierto que en ocasiones se siente cansado, adolorido, adormilado, a veces aburrido, distraído o enojado, pero sigue para lograr sus metas.

Puede estar contento o no con el humor del entrenador, pero el deportista entrena y entrena. ¿Por qué entonces el entrenador se queja de que el deportista no da todo?

Recuerdo a un entrenador de hockey que me dijo: “cada vez me pesa más ir a los entrenamientos. Los deportistas llegan tarde, hablan todo el tiempo, no se centran en lo que tienen que hacer; entrenan con flojera”. Escuché con atención, percibiendo lo que el entrenador estaba sintiendo al hablar de su equipo.

Se expresaba de su equipo con molestia, criticando severamente a los jugadores y sus actitudes, y añoraba los tiempos en los que él era jugador y respetaban por sobre todo al entrenador. ¿Así que los jugadores tiene mala actitud contigo?, le dije. “Con todo”,afirmó. “Los deportistas ya no tienen ganas de esforzarse; todo lo hacen por las becas”. Entonces le pregunté si había intentado hacer algo para modificar esa situación. “Llego antes que ellos, preparo los entrenamientos, en ocasiones lo he cambiado para hablar con ellos. Nada me ha funcionado. Ya no me interesa entrenarlos”.

Charlamos un buen rato y pronto supe que el entrenador sigue amando el hockey, sigue amando dirigir a su equipo, pero olvidó poco a poco pasarla bien. Él también cayó en la rutina, dejó de serle interesante lo que hacía y comenzó a pensar que si los jugadores “no le echaban ganas”, él tampoco tendría que hacerlo.

Un entrenador es un formador y guía, y como tal tiene un papel determinante en la vida de sus deportistas.

El entrenador también es un generador de avances y resultados. Es, por tanto, la persona más importante para un deportista. Al mismo tiempo, el deportista es la persona más importante para el entrenador. Entonces, siendo ésta una relación que requiere de equilibrio para su permanencia, el entrenador tiene que mostrar, tal como lo pide para su deportista, ese 100%.

Dado que la convivencia y la exigencia son continuas, el entrenador debe poner el 100 por ciento de su esfuerzo en la planificación del entrenamiento, estimular sus habilidades como guía y trabajar en sus debilidades. Él es la cabeza y como tal, sabe que un ambiente adecuado, propicia respuestas más favorables.

El entrenador juega un papel importante en la vida de sus deportistas; puede, incluso, ser la clave para que éstos permanezcan y continúen su práctica, o bien para que dejen la actividad.

Durante la charla con el entrenador de hockey, encontramos habilidades que había dejado de practicar. La proximidad con sus deportistas era una de ellas. Reconoció que al llegar al entrenamiento saludaba con poco interés y apenas hacía el esfuerzo por saludar a algunos de mano.

También se dio cuenta que las instrucciones se las daba a los deportistas que llegaban a tiempo (cada día eran menos), y se molestaba porque no seguían las tareas como las había indicado. Tal era su desencanto que aún cuando ejecutaran una tarea adecuadamente, se olvidaba de reconocer el esfuerzo.

Al cabo de la plática en la que el entrenador descubrió que había dejado de lado sus habilidades como guía, dijo con toda seguridad: “así ni a mí me darían ganas de entrenar”, y soltó una carcajada.

Este caso, como tantos otros de entrenadores y todo aquel que guíe a personas, nos lleva a subrayar la importancia de dar en la medida en que pedimos. Si pedimos el 100% en actitud, esfuerzo, disciplina, compromiso, disponibilidad y entrega, ese mismo 100% lo debemos ofrecer. Cada quien en su rol.

Sin rebajas. No es un 100% entre los dos. Es el 100% de cada uno, que debe pulirse día a día.

Volví a ver al entrenador de hockey una semana más tarde. Apenas nos saludamos, vi que su semblante era otro. “Hice lo que sé hacer, pero que había 

olvidado. Los jugadores entrenaron muy bien y hasta se quedaron más tiempo. Cuánto podríamos haber avanzado si yo hubiera dado mi 100. Eso los habría impulsado para entrenar a todo”.

Le di las gracias al entrenador porque eso me recuerda que debo seguir trabajando en mis habilidades y debilidades. Cada uno en su rol, cada uno con su 100%.

El rol del entrenador es fundamental para que el deportista crezca y avance. Las habilidades que los entrenadores desarrollen y mantengan durante todo el ciclo de preparación, será determinante para diferenciar al buen entrenador de cualquier otro entrenador.

Recuerda:

El desgaste durante los entrenamientos es para ambos lados: para los deportistas y para el entrenador; también la alegría por avanzar, conseguir metas y lograr resultados es bidireccional. Aprovéchala.

 

 

ALGUNAS DE LAS HABILIDADES PSICOLÓGICAS CON LAS QUE UN ENTRENADOR DEBE CONTAR:

•       Generar confianza y credibilidad.

•       Mantener su autoestima en niveles óptimos.

•       Conocer sus habilidades y debilidades.

•       Mantener una adecuada inteligencia emocional.

•       Auto-revisión constante de su desempeño.

•       Valorar su trabajo como entrenador.

•       Actualizarse académica y técnicamente.

•       Manejo del estrés propio y el de sus deportistas.

Mtra. Psic. Margarita Cerviño Bárcena

psic.paralimpic@gmail.com


PATROCINADORES

Comité Olímpico Internacional

  • Atos
  • Coca-Cola
  • DOW
  • General Electric
  • Intel
  • OMEGA
  • Panasonic
  • P&G
  • Samsung
  • Visa